escritura alfabética

El origen de la escritura alfabética

¿Sabías que el alfabeto que utilizamos hoy en día es un invento muy antiguo? ¿Tienes idea de cuándo aparecieron los primeros escritos? ¿Y las primeras letras? ¿En qué soportes se escribía cuando no existía el papel?

La escritura alfabética y los primeros soportes materiales de escritura

Los principales géneros literarios de la antigua Grecia, la poesía épica, la poesía lírica y el drama, se trasmitían oralmente. Sin embargo, otros géneros como los textos jurídicos, históricos o filosóficos requerían un soporte material. Del siglo VIII a.C. hasta el III a.C. los textos se recitan en voz alta; el famoso historiador Heródoto lo hacía con sus textos. A partir del siglo III a.C., la escritura se incorpora cada vez más a los géneros. La primera copia de la Ilíada de Homero data del siglo VI a.C., por lo tanto, hasta ese momento la Ilíada era una obra puramente oral: se transmitía y se aprendía oralmente. El fin de las copias de las obras literarias no era la lectura, sino la conservación de los textos, fácilmente degradables con el tiempo.

La escritura alfabética

Alrededor del 2000 a.C., los griegos se asientan en la península griega, habitada en aquel momento por los minoicos, que utilizan el sistema de escritura lineal. De la mezcla de ambos pueblos nace la civilización micénica y con ella sistema de escritura lineal B, basado en silabogramas y descifrado en los años cincuenta por el arquitecto y aficionado al mundo clásico Michael Ventris. De repente entre el 1200 y el 1100 a.C., la civilización micénica entra en crisis; la quema de palacios  y bibliotecas permite la conservación de las tablas de escritura lineal . Desde este momento y hasta el 770 a.C., se produce un período oscuro sin escritura. A partir del 770 a.C., aparecen los primeros textos fenicios en los que cada símbolo gráfico representa un fonema. Los griegos añadirán nuevos signos a este alfabeto. Nace así la escritura alfabética. Esta primera escritura podía ser de izquierda a derecha o viceversa o incluso bustrofédica o de serpiente (izquierda-derecha; derecha-izquierda). Además, era continua y en mayúsculas (las minúsculas son una invención en el siglo IX a.C.). En el 750 a.C. esta nueva escritura ya se había extendido por toda Grecia aunque de manera heterogénea: cada región adapta el alfabeto a sus necesidades, dando lugar a lo que se conoce como alfabetos epicóricos. A pesar de ello, la variante que se impondrá será la ática.

inscripciones-cretensesn

Inscripciones cretenses en Lineal A y Lineal B, respectivamente

inscripcion-copa-de-nestor

Inscripción de la Copa de Néstor’, último cuarto del siglo VIII a.C.

 

Soportes materiales de escritura

Los griegos escribían en piedra (leyes e inscripciones funerarias), en tablas de cera (explicaciones o apuntes puntuales), en cerámica, en hueso, en metales tales como el bronce o el plomo (correo comercial), en papiro (épica) y en pergamino. Cuando la escritura se extiende por toda Grecia, los helenos utilizan el mismo soporte que los fenicios: el pergamino. El problema de este era su alto precio y por ello fue sustituido por el papiro egipcio durante un tiempo, pero en muchas ocasiones los griegos seguían usando el pergamino porque el papiro solo crecía en Egipto. Por lo tanto, el pergamino y el papiro convivían como soportes materiales. El pergamino dejará de emplearse cuando su principal material de fabricación, el junco de la caña, se agote entre los siglos VI-VII a.C. Finalmente y entre los siglos X-XII a.C., llega progresivamente a Grecia el papel, procedente de China e introducido en Occidente por los árabes.

papiro-del-siglo-ii

Papiro del siglo II d.C conocido como la Ilíada de Hawara (Oxford, Bodleian Library)

Aunque todo esto nos parezca muy lejano, nuestro alfabeto y nuestra finalidad de escritura, conservar lo escrito, son muy similares a las formas antiguas. Aún utilizamos las piedras para inscripciones funerarias y discriminamos entre diferentes tipos de papel según el propósito, como ya hacían los griegos con el pergamino, el papiro y otros soportes.

 

Y ahora que conoces el origen de nuestro alfabeto y los diferentes soportes de escritura, ¿no te animas tú también a dejar tu huella?