escritor

LA CONFIANZA PARA SER ESCRITOR

EL VALOR DE LA CONFIANZA A LA HORA DE ALCANZAR NUESTROS SUEÑOS

Confiar es una acción tremendamente valiente y poderosa. Sin confianza no podríamos hacer absolutamente nada en nuestra vida. No estaríamos donde estamos ahora, ni podríamos llegar más allá de donde nos ubicamos. Con el objetivo de reflexionar sobre la importancia de la confianza, desde Escuela Cursiva profundizamos en esta cuestión.

CONFIAR, CONFIAR, CONFIAR

Confiar significa abrir la puerta de casa y bajar a hacer la compra. Hablar con un amigo sobre algo íntimo. Conocer a una persona. Levantarnos de la cama cada mañana. Decir lo que pensamos. Pedir lo que queremos. Conducir. Aprender. Soñar. Comer. Viajar. Llorar. Compartir. Dejar ir. Dar la bienvenida. Disfrutar. Etc.

En definitiva, confiar significa, soltar. Soltar la inseguridad, el miedo, el control, la vergüenza, los prejuicios etc.

La verdadera confianza se basa no sólo en la seguridad, sino también en la inseguridad. Todos tenemos terrenos conocidos en los que nos movemos con soltura sabiendo, o creyendo saber, donde pisamos. Pongamos un ejemplo: alguien puede sentir que escribe con cierta gracia, no se le da mal, se siente cómodo/a. Para él/ella escribir una carta, un mail, un mensaje, una redacción es fácil, no duda de su capacidad. Seguramente la mayoría de los que estáis leyendo este artículo lo habéis sentido así, y por eso tenéis el valor suficiente para apuntaros a un taller de escritura o de edición.

Si estáis leyendo este artículo es porque sabéis como se siente la confianza. Bien, ahora lo que podéis hacer es extrapolarlo a otros asuntos de vuestra vida en los que os podéis sentir más inquietos, donde surge vuestra inseguridad. Puede que para vosotros aprender sea sencillo, que esté dentro de vuestra zona de confort, y dar el paso a apuntaros a los talleres haya sido fácil de dar. Puede que el paso complicado sea el próximo, el de decir en voz alta “soy escritor”, “soy editor”, y empezar a trazar un plan para cambiar vuestro trabajo actual, convirtiendo vuestro sueño en vuestro oficio.

Cada vez que dudamos de nosotros mismos, de nuestras posibilidades, aptitudes, capacidades, perdemos gramitos de confianza. Lo mismo ocurre cuando dudamos de nuestros hijos, nuestra pareja, amigos, familiares, empleados. Y la mayoría de las veces dudamos de los demás, no porque no sean capaces de confiar, sino porque tememos perder el control, a que las cosas no salgan exactamente como nosotros creemos que deben salir. La falta de confianza en los demás tiene mucho que ver con nuestros miedos e inseguridades, nuestra necesidad de mantener el control. Con estos actos lo único que conseguimos es reforzar las inseguridades de los demás y las nuestras propias.

LA IMPORTANCIA DE LA CONFIANZA

Lo primero que podemos hacer para recuperar la confianza perdida es observar. La observación es una herramienta valiosísima para hacer cualquier cambio que queramos en nuestras vidas. Observemos en que momentos nos quedamos bloqueados, que es aquello que nos frena, como nos hablamos en esos momentos críticos en los que decidimos no seguir adelante.

Una vez localizado lo que ocurre, el siguiente paso es la sinceridad. No pongamos excusas, no miremos fuera diciendo que no podemos hacerlo porque otros nos lo impiden. Ser sinceros con nosotros mismos nos ayudará a tomar decisiones coherentes y honestas. Y cuando tomamos este tipo de decisiones no podemos equivocarnos. Puede que el resultado no sea el que esperamos, pero no será erróneo.

Confiar en ti hoy es construir el futuro con el que sueñas.