escribir

Hoy es un buen día para empezar a escribir

“Las mejores ideas vienen cuando estas sentado, escribiendo. Simplemente trabajando es cuando ocurren la mayoría de las grandes ideas. Si quieres que alguien sea corredor, no le dices que piense en correr, le dices que corra. La misma idea se aplica a la escritura”. Markus Zusak

Siguiendo la premisa del escritor Markus Zusak, para escribir bien hace falta práctica, y se practica escribiendo mucho. Nos puede parecer que no tenemos tiempo o el talento suficiente. Pero primero tenemos que intentarlo; un buen consejo que podemos darte es que escribas un poco cada día, para que el cuerpo y la mente se acostumbren a este momento de escritura. Puedes plantearte el ejercicio como si fuera un diario, en el que escribes sobre las impresiones y las experiencias de ese día; los problemas en el trabajo, esa conversación tan graciosa que has escuchado en el autobús o unas palabras de indignación por las noticias que has oído. Solamente escribir y sentirte cómodo haciéndolo.

ahora es el momento

Dicen que hace falta 21 días para convertir una intención en un hábito ¿Vas a convertir en hábito tus ganas de escribir?

Si lo haces cada día verás cómo llegará un momento en el que te darás cuenta de  que expresarte por escrito te saldrá de una forma muy natural. Llegará el día en el que te sientas lo suficientemente cómodo para escribir esa historia a la que hace tiempo le vas dando vueltas. Aunque pienses que tu idea no es suficientemente buena, eso no es lo importante (de verdad). Lo más importante es que lo has hecho. Pero si de realmente te sientes inseguro con tu escritura y quieres mejorarla aún más, te recomendamos que hagas un curso de escritura, que te ayudará a superar tus miedos.

Ahora viene el paso decisivo, cuando nos atrevemos a enseñar nuestro manuscrito a otra persona.  Tu texto es como tu hijo, ha salido de las entrañas de tu mente, has invertido muchas horas y trabajo en su buen desarrollo. Pero ahora es el momento de dejarlo ir y darlo  a otra persona (familiar, amigo, conocido) para que lo juzgue. Es difícil, ya que  puedes sentirte como si estuvieses desnudando tu alma a esa persona. Este miedo es normal, incluso los  los escritores más grandes y consolidados han pasado por ello.

Como dice Miranda July, autora de El primer hombre malo (Literatura Random House), “no hay cosa más libre y más barata que la escritura”. Y no podemos estar más de acuerdo. Es libre, puedes escribir sobre lo que quieras: relaciones familiares, personales, perros verdes voladores, puedes escribir sobre lo que más miedo te da o lo que te hace más feliz. El límite lo pones tú.

Ahora es el momento de no dejar que el miedo o la vergüenza te impidan escribir. Si quieres más ayuda en tu escritura, siempre puedes hacer un curso de escritura con Cursiva. Para más información haz clic aquí.