masterclass

Escritores que dedicaron sus libros a sus hijos

¿No os gusta leer las dedicatorias de los libros? En ellas podemos aprender mucho sobre los escritores, como por ejemplo que muchos escritores que dedican sus libros a sus hijos, pero también los hay que los dedican a sus padres como hizo Mario Benedetti quien dedicó a su madre, Matilde Farrugia. Algunos poemas como Las manos de mi madre o nos dejan algunas célebres frases como “Las madres perdonan siempre: han venido al mundo para eso” (Alejandro Dumas), “A mi madre creo que le doy un montón de problemas, pero creo que le gusta” (Mark Twain) o “El amor de una madre por un hijo no se puede comparar con ninguna otra cosa en el mundo. No conoce ley ni piedad, se atreve a todo y aplasta cuanto se le opone” (Agatha Christie). Después de esta masterclass de escritores que dedican sus obras a sus madres, algunos ejemplos concretos de libros de autores conocidos que dedicaron a sus hijos:

 

Fiódor Dostoyevski

El tercer capítulo de Los hermanos Karamazov, Las mujeres creyentes, cuenta la historia del starets Zosima que bendice a una madre tras la muerte de su hijo, llamado Alekséi, igual que el hijo de Dostoyevski que falleció cuando solo tenía tres años y cuya muerte afectó bastante al autor.

 

Isabel Allende

Allende dedicó Paula, una de las novelas más famosas de la autora chilena, a su hija del mismo nombre. En 1991, Paula enferma gravemente de porfiria y poco después cae en coma. Pasa un mes en el hospital durante el que su madre, Isabel Allende, comienza a escribir la historia de su familia para su hija. En este relato en forma de carta, se nos presentan recuerdos de la infancia y un sinfín de anécdotas de juventud además de algunos secretos familiares.

 

J.K. Rowling

El último libro de la saga Harry Potter, Las reliquias de la muerte, está dedicado no solo a sus hijos, sino a su madre, a su hermana, a su marido Neil Murray y además a todos los lectores fieles a la saga. La dedicatoria en forma de verso imita la figura de un rayo, similar a la cicatriz que Harry Potter tiene en la frente.

 

Stephen King

El rey del terror y del suspense, Stephen King dedicó varios de sus libros a sus hijos. En 1975 dirige su Salem’s Lot a su hija mayor Naomi: “Para Naomi Rachel King (…) en cumplimiento de promesas”. Dos años más tarde dedica su famoso libro El resplandor a su otro hijo Joseph Hillstrom King, que escribe bajo el nombre de Joe Hill: “Dedico este libro a Joe Hill King, que esplende” y que más tarde aparecerá en la película Creepshow, dirigida por George A. Romero y escrita originalmente por su padre. Un poco más tarde, en 1986, dedica los honores de su libro La cosa (It) a todos ellos, a su mujer y a su madre con este mensaje:

Dedico este libro a mis hijos. Mi madre y mi esposa me enseñaron a ser un hombre. Mis hijos me enseñaron a ser libre.

Naomi Rachel King, de 14 años.

Joseph Hillstrom King, de 12.

Owen Philip King, de 7.

Niños, la ficción es la verdad que se encuentra dentro de la mentira y la verdad de esta ficción es muy sencilla: la magia existe.

Por último, King dedica Corazones en la Atlántida (1999) de nuevo a su hijo Joseph, además de a su nuera y a su nieto: “Para Joseph y Leanora y Ethan: os dije todo aquello para deciros esto”.

 

¿A quién le dedicarías tu libro?